Cómo decir “no”

Cómo decir "no"

¿Te cuesta decir que no? Como seres sociales, nos vemos obligados a preservar nuestras relaciones, por lo que puede ser difícil decepcionar a la gente, incluso si es lo correcto para vos.

Cuando pregunté a mis seguidores de Twitter si estaban de acuerdo con esta afirmación: “Me cuesta decir que no”, el 48% de las personas respondió que era cierto y el 52% respondió que no.

Eso significa que aproximadamente la mitad tienen problemas para decir que no cuando las personas le hacen peticiones que no quieren aceptar.

Tene en cuenta estas tres tácticas cada vez que te encuentres en una situación en la que necesites decir que no.

#1 Planifique su “no”

Puede ser difícil decirle a alguien que no en el momento. Si le cuesta decir que no porque teme enfrentar la decepción de la gente, pídales a las personas que le envíen un mensaje de texto o que le envíen un correo electrónico con su solicitud para que pueda comunicarse con ellos. Si sos una persona ocupada, es perfectamente razonable que digas que debes consultar tu agenda antes de responder. Una vez que te envíen el mensaje, es mucho más fácil enviarles una respuesta cortés diciendo que no puede aceptar su solicitud.

#2 No sustituyas tu “no” con una excusa

Ofrecer una excusa puede parecer la forma educada de rechazar una solicitud, pero te prepara para una situación incómoda. El problema de ofrecer una excusa es que da a las personas la oportunidad de cambiar su solicitud para que su excusa no justifique su no.

Aquí hay unos ejemplos:

  • Rechaza la invitación de alguien para ir a tomar café porque ya tiene planes el día que lo solicitó … luego le preguntan qué día le funciona mejor.
  • Le dices a alguien que no puedes ir a una fiesta porque no tienes a nadie para cuidar a los niños … te ofrecen que traigas a tus hijos.
  • Te disculpas por no poder ayudar a alguien con un proyecto porque estás trabajando para una fecha límite importante … responden que les encantaría tener tu ayuda una vez que hayas terminado con tu proyecto actual.

No importa qué excusa ofrezcas, las personas que están decididas a que digas que sí pueden encontrar una forma de invalidarla. Simplemente agradeciendo a las personas por su solicitud y diciéndoles que no puedes aceptarlo, evita que discutan con vos.

#3 Ofrece una alternativa

Si la persona que te pide algo es alguien con quien deseas mantener una relación positiva, puedes disminuir el impacto de su “no” al ofrecer una alternativa que satisfaga su deseo y que sea más preferible para vos.

Por ejemplo:

  • Si alguien quiere que colabores con ellos en un proyecto, preséntales a alguien más que pueda estar interesado.
  • Su nuevo amigo lo invita a un bar, pero lugares ruidosos y beber no es lo suyo. Pregúntales si quieren tomar café o hacer otra actividad en su lugar.
  • Un empleado joven entusiasta en su oficina se ofrece para ayudarlo con un proyecto importante, pero vos temes que su participación ralentice el progreso. Pregúntales si quieren trabajar contigo en un proyecto de menor presión.

El objetivo es ofrecer una alternativa para que no se ofendan por tu “no” y no te sientas culpable por rechazar una solicitud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *