Aquí hay 5 razones ridículas por las que te sientes como un impostor en el trabajo – SmartBrief

Aquí hay 5 razones ridículas por las que te sientes como un impostor en el trabajo - SmartBrief

(Crédito de la imagen: ilustración de SmartBrief)

Regístrese en SmartBrief on Leadership hoy de forma gratuita.

Un oficial de inteligencia extranjero se puso en contacto con un exitoso hombre de negocios de Silicon Valley y lo entrevisté sobre la relación.

Se mostró cooperativo y empezamos a reunirnos con regularidad. Mencionó que estaba involucrado en un grupo de inversionistas ángeles y pensó que les gustaría escuchar un breve informe de un agente de contrainteligencia del FBI sobre las amenazas emergentes de todo el mundo. ¿Aceptaría hablar con el grupo?

Parecía inofensivo, así que acepté. Cuando llegué, encontré una sala de unas 50 personas con bolígrafos y cuadernos en la mano para tomar abundantes notas. Tomé la palabra del empresario que me había invitado cuando usó las palabras “breve” y “breve” en la misma oración. No tenía más que unos pocos comentarios estándar sobre países de interés principal para el FBI. Estaba claro que el grupo esperaba más.

Mucho más.

Me quedé allí, con la cara roja, y luché por agregar algunos comentarios concisos sobre el estado de los asuntos mundiales, pero cuando me escucharon, todo lo que escucharon fue un traje vacío que sonaba como si estuviera sobre su cabeza. Sí, estaban decepcionados conmigo, pero no tanto como yo.

Me sentí como un fraude. ¿Fue esto lo mejor que se le ocurrió al FBI? El síndrome del impostor me golpeó fuerte, y todavía me duele cuando pienso en ello hoy. Me recordó todas las veces que me sentí inadecuado cuando era niño.

La mayoría de nosotros nos presionamos a nosotros mismos para desempeñarnos porque tememos que cualquier error revele que no somos lo suficientemente buenos o inteligentes para el trabajo, ¡y que es solo cuestión de tiempo antes de que nos descubran!

Para combatir el síndrome del impostor, necesitamos fortaleza mental.

¿Eres mentalmente fuerte? Tome esta prueba gratuita y basada en evidencia Evaluación de la fortaleza mental

La investigación ha sugerido que alrededor del 70% de los adultos experimentan el síndrome del impostor en algún momento de su vida. psicólogos están de acuerdo en que las personas luchan contra el síndrome del impostor cuando creen que no merecen sus logros.

La razón obvia por la que muchos de nosotros experimentamos el síndrome del impostor es que no tenemos confianza en nuestras habilidades. Nos vemos a nosotros mismos como falsos.

Claro, podemos recordarnos a nosotros mismos nuestros logros para evitar sentirnos como un fraude, pero eso es una curita en lo que realmente nos aqueja. Los baldes de diálogo interno positivo no abordan la razón detrás de nuestra falta de confianza y nuestro miedo al fracaso.

La verdadera pregunta es esta: ¿qué causa el síndrome del impostor?

Como la mayoría de las cosas en la vida, todo se remonta a nuestra infancia y la forma en que nos enfrentamos al mundo que nos rodea a medida que crecíamos. Además, gran parte de nuestra personalidad está arraigada en nosotros desde el momento en que nacemos.

La combinación de esos dos factores, las experiencias de la infancia y los rasgos de personalidad innatos, conducen al síndrome del impostor. Para obtener más claridad sobre cómo nuestra personalidad contribuye a por qué nos sentimos como un fraude, profundicemos en los diferentes tipos de impostores.

Aquí hay cinco razones ridículas por las que te sientes como un impostor en el trabajo:

1. El perfeccionista

Esta es la persona que siente la presión de ser perfecta en todo lo que hace. A menudo asumieron responsabilidades de adultos a una edad temprana. Pueden estar demasiado preocupados por los detalles; en resumen, se esfuerzan mucho y luego se los dan a otros.

La necesidad de parecer perfecto puede ser una carga tremenda. Cuando los perfeccionistas perciben que su desempeño es menos que estelar, su crítico interno puede ser desagradable y crítico. Se sienten como un fraude porque sienten que se han defraudado tanto a sí mismos como a los demás.

¿Qué es ridículo? Pensar que las cosas deben ser perfectas antes de poder tomar una buena decisión.

Cómo hacer que funcione para usted: Esforzarse por la excelencia en lugar de la perfección. Siempre tendrá altos estándares y será una persona íntegra. Pero en lugar de juzgar su desempeño como menos que perfecto, busque maneras de canalizar su visión hacia la imaginación y la innovación.

Concéntrese en hacerse esta pregunta: “¿Qué pasaría si?” Si lo hace, le permite centrarse más en el futuro y abre una mayor variedad de posibilidades para usted.

2. El héroe

De niños, aprendemos que los héroes son las personas que anteponen las necesidades de los demás a las suyas. También vemos que debemos dar a los demás para recibir.

Los padres y maestros fueron porristas que nos alentaron y premiaron cuando ayudamos a los demás. Como adultos, continuamos fomentando las relaciones y asumimos que nuestro camino hacia el éxito seguirá estando lleno de personas que nos adoran y que nos animarán.

Pero la vida es dura. El dolor es inevitable. El crecimiento, sin embargo, es opcional. Cuando no recibimos el aprecio o el reconocimiento entusiasta de los demás que hemos sido condicionados a esperar desde la infancia, nuestra confianza se ve afectada.

Nos hacemos estas preguntas: ¿Qué hice mal? ¿Por qué no fueron apreciados mis esfuerzos? ¿Soy un fraude?

¿Qué es ridículo? Pensar que la gente te necesita y no podría hacerlo sin ti.

Cómo hacer que funcione para usted: ¡Deja de preocuparte por lo que los demás piensen de ti! El ego del héroe se alimenta de la continua retroalimentación entusiasta y positiva de otras personas. En lugar de eso, muéstrate compasivo y conténtate con hacer lo mejor que puedas.

3. El triunfador

De niños, se valora a los triunfadores por hacer las cosas muy bien y por ser el tipo de persona que ve la vida como un juego en el que pueden ganar. Obtienen la validación de su valor a través de los logros y el desempeño. Tienen miedo de ser inútiles a menos que se desempeñen.

Por desgracia, este es el pensamiento infantil en el que caí al crecer en un rancho de ganado en Wyoming. Fue la razón principal por la que me sentí como un fraude cuando hablé frente a los 50 inversores. No los “asombré” con mi perspicacia ni los impresioné con mis sugerencias. Como dicen, nada tiene tanto éxito como la apariencia del éxito. Para un triunfador, nuestro producto básico somos nosotros mismos porque nos esforzamos por ser hábiles y profesionales.

Para gente como yo, lo bueno nunca es lo suficientemente bueno. Nos castigamos cuando las cosas no son perfectas, no porque seamos perfeccionistas, sino porque siempre queremos ser los mejores y obtener el primer premio.

¿Qué es ridículo? Pensando que puedes hacer esto mejor que nadie.

Cómo hacer que funcione para usted: Reconoce cuándo lo estás “encendiendo” para llamar la atención o para ser el mejor. Controle su insaciable necesidad de competir en todo lo que hace. En su lugar, busque un área en la que pueda servir como parte de un equipo sin ser el jefe del equipo.

4. El experto

Este era el niño que solo sentía que podía desempeñarse mejor si sabía más sobre el proyecto que nadie. Les encantaba observar y aprender, y al hacerlo, convertirse en el experto al que todos recurrían cuando había que hacer algo.

A menudo consideran que los libros son más importantes que las personas, por lo que siempre son los que reciben menos invitaciones a fiestas. Sin embargo, eso está bien para el experto, porque generalmente se lo describe como un “niño prodigio” y un “chico inteligente”. Dado que los expertos anhelan la previsibilidad, sienten el síndrome del impostor cada vez que no pueden usar la información para resolver su problema.

¿Qué es ridículo? Pensar que necesita toda la información antes de poder tomar una buena decisión.

Cómo hacer que funcione para usted: Tu pregunta favorita es: “¿Por qué?” A menudo tienes una conversación interna todo el tiempo, especialmente cuando te sientes como un fraude. Canalice su curiosidad hacia proyectos que valgan la pena y comprométase con otras personas que sean capaces de tomar sus bultos sin sentirse como un fracaso.

5. El jefe

Estos niños generalmente son diagnosticados por primera vez por los padres durante los “terribles dos años”. Son los que no quieren ser controlados ni permitir que otros tengan poder sobre ellos. Tienen la idea de que no es seguro ser amable y generoso.

Es posible que los hayas escuchado gritar algo como: “Al diablo contigo. ¡Nadie me dice qué hacer!”. Estos perros principales quieren ser independientes y no les gusta estar en deuda con nadie.

Se ven a sí mismos a cargo de su propio destino, pero cuando la vida les lanza una bola curva, ya no pueden depender de la pura fuerza de voluntad para impulsarlos hacia adelante. Aquí es cuando comienzan a dudar de sus habilidades y se sienten como un fraude. Cuando un proyecto se desmorona, su primera respuesta es profundizar y consolidar los planes para que puedan elaborar una estrategia para recuperar su poder.

¿Qué es ridículo? Pensando que solo tú tienes el control de tu destino.

Cómo hacer que funcione para usted: Resista la tentación de retirarse a una cueva para atender sus heridas. Estás en tu mejor momento cuando usas tu poderosa personalidad y carisma al servicio de los demás. Deja de pasar por encima de los demás solo porque puedes. Defiende a las personas que te rodean y conviértete en un líder servidor. Enfócate en alguien además de ti.

LaRae Quy fue agente encubierta y de contrainteligencia del FBI durante 24 años. Ella expuso a los espías extranjeros y los reclutó para trabajar para el gobierno de los Estados Unidos. Como agente del FBI, desarrolló la fortaleza mental para sobrevivir en entornos de riesgo, incertidumbre y engaño. Consigue el nuevo libro de Quy, “Secretos de una mente fuerte (segunda edición): Cómo desarrollar la fuerza interior para superar los obstáculos de la vida” así como también “Fortaleza mental para mujeres líderes: 52 consejos para reconocer y utilizar sus mayores fortalezas”. Síguela en Gorjeo, Facebook, Instagram y LinkedIn.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete al boletín electrónico gratuito de SmartBrief sobre liderazgo. Es uno de los más de 250 boletines informativos enfocados en la industria de SmartBrief.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Open chat
1
¿En qué te puedo ayudar?
¡Hola! ¿En qué te puedo ayudar?