Jóvenes con ansiedad

Jóvenes con ansiedad

¿Jóvenes con ansiedad? Sí. La ansiedad es una condición que puede afectar a cualquiera, no distingue entre edad, antecedentes o grupo social. Incluso algunas de las personas más seguras que conoce pueden estar viviendo con ansiedad. Investigaciones recientes sugieren que hasta 1 de cada 6 jóvenes experimentará una condición de ansiedad en algún momento de sus vidas, esto significa que hasta 5 personas en su clase pueden estar viviendo con ansiedad, ya sea TOC (trastorno obsesivo compulsivo), ansiedad social y timidez, estrés por examen, preocupación o ataques de pánico.

Muchos trastornos de ansiedad comienzan en la infancia y la adolescencia, ¡y el tiempo promedio que una persona espera para buscar ayuda para su condición (particularmente para TOC y preocupación crónica o TAG como se conoce) es más de 10 años! Es mucho tiempo para sentirse ansioso. Puede ahorrarse mucho estrés al obtener ayuda más temprano que tarde.

Cada vez son más lo jóvenes con ansiedad

Jóvenes con ansiedadA menudo puede ser difícil discutir cómo te sientes con otras personas, especialmente si piensas que nadie más siente lo mismo o que no lo entenderán. Puede sentir que no comprende completamente lo que le está sucediendo, lo que puede dificultarle explicar a los demás exactamente por lo que está pasando. A menudo, experimentar ansiedad puede hacerte sentir cansado, molesto y frustrado. Esto puede hacerle sentir que no puede hacer frente o que no hay nada que pueda hacer para mejorar la situación.

La ansiedad en jóvenes puede afectarnos a todos de maneras muy diferentes. Las experiencias de ansiedad pueden variar mucho de persona a persona y no hay dos personas iguales.

En primer lugar, la ansiedad es completamente normal. Es algo que todos experimentamos hasta cierto punto. La ansiedad es útil para nosotros, ya que nos dice que algo es peligroso y que debemos tener cuidado. Sin embargo, si la ansiedad se sale de control o le impide hacer las cosas cotidianas, esto puede hacernos sentir infelices, molestos y frustrados.

Estos son algunos ejemplos de cómo podría sentirse si está ansioso:

  • Preocupado
  • Trastornado
  • Sentirse enfermo
  • Sentirse tembloroso / mareado
  • Sintiendo que podría desmayarse
  • Pensar pensamientos desagradables
  • Pensando que podría “volverse loco”

Cuando la ansiedad se vuelve realmente fuerte, puede experimentar lo que llamamos un “ataque de pánico”. Esto es cuando su cuerpo se prepara para luchar, congelarse o huir de la situación que consideramos peligrosa. Esto se conoce como la respuesta de lucha, huida o congelación. Una vez más, puede ser bastante aterrador experimentarlo, aunque sabemos que no te hará daño.

El “miedo al miedo” a menudo nos hace sentir peor ya que estamos literalmente nerviosos esperando que ocurran malos sentimientos; dejamos de hacer cosas que vinculamos con los sentimientos o pensamientos negativos (malos). Esto se llama evasión. Cuanto más evitamos lo que vinculamos con sentirnos mal, más pensamos que es peligroso.

Esto significa que la próxima vez que tengamos que enfrentar la situación o el evento, nuestro cuerpo nos dice que es peligroso y que la respuesta de lucha, huida o congelación entra en acción. Sentimos que tenemos que huir de lo “peligroso”, luchamos o sentimos que nuestro cuerpo está congelado en el acto.

De cualquier manera, nuestro cuerpo no es feliz cuando sentimos todos estos horribles sentimientos y pensamos cosas horribles. Al comprender por qué nos sentimos así, podemos eliminar el sentimiento de “miedo” porque sabemos que es solo nuestro cuerpo el que reacciona a algo que cree que da miedo, aunque en realidad es inofensivo. ¡Nadie murió por tener ansiedad!

Obteniendo ayuda

¡La buena noticia es que la ansiedad en jóvenes y cualquier persona es tratable! Esto significa que hay cosas que se pueden hacer para reducir los sentimientos de ansiedad. El primer paso es hablar con alguien de su confianza acerca de cómo se siente. Puede ser un maestro, un padre, un pariente u otro adulto en el que confía. Hablar con alguien reducirá la presión de la ansiedad y el estrés, también puede ayudarlo a darse cuenta de que no está solo en cómo se siente.

Hablando con otros

A menudo, debido a que los sentimientos y pensamientos ansiosos son tan malos, no queremos decirle a nadie cómo nos sentimos, ya que creemos que tal vez no entiendan o se rían de nosotros. Sin embargo, esta es la mejor manera de obtener ayuda para cambiar cómo se siente. Al mirar esta página, ya se da cuenta de que no está contento con las cosas. Hablar con alguien sobre cómo te sientes puede ayudar.

  • Elija a alguien en quien confíe, por ejemplo, un padre / miembro de la familia / maestro, etc.
  • Dígales cómo se ha estado sintiendo y trate de darles un ejemplo para que entiendan claramente.
  • Si le resulta difícil hablar sobre esto, intente escribirles una carta o mostrarles esta página.
  • Recuerde: está bien estar molesto y está bien pedir ayuda

Terapeutas de comportamiento cognitivo (TCC)

¡Esto suena como una terapia muy complicada pero en realidad es muy simple! “Cognitivo” solo significa nuestros pensamientos y las cosas que estamos pensando, mientras que “Comportamiento” pues es eso, son los actos que llevamos a cabo y las cosas que hacemos. Un terapeuta de comportamiento cognitivo analizará cómo se siente en el “aquí y ahora” y cómo se puede manejar el problema de manera más efectiva. Buscarán lograr que practiques ciertos comportamientos y pensamientos para tratar de mejorar lo que sientes. A menudo, las cosas que le piden que practique son lo opuesto a lo que la ansiedad quiere que haga. Esto lo hace un poco más difícil, pero es como andar en bicicleta: ¡cuanto más practiques, menos te caerás!

Sin duda alguna, te podría ayudar. ¡Hablemos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *