Mentalidad de Abundancia: ¿cómo desarrollarla? [Ebook GRATIS]

Mentalidad de abundancia

Si está familiarizado con la literatura de autoayuda, probablemente se haya encontrado con la idea de “mentalidad de abundancia“. Es un término que los gurús poco científicos e “inspiradores” suelen lanzar, por lo que es posible que haya tenido la tentación de descartarlo. Pero si lo analizamos seriamente, es posible tener una visión de sentido común que la ciencia respalde. Exploremos el concepto.

Mentalidad de abundancia: La batalla interna por obtenerla

En la mente de la mayoría de las personas, hay una batalla entre dos perspectivas: abundancia y falta. Estos son como dos caminos por los que podemos elegir caminar, cada uno de los cuales nos brinda experiencias de vida muy diferentes.

La mentalidad de abundancia se correlaciona con el pensamiento positivo y la generosidad, con la creencia central de que hay suficiente para todos. La abundancia alimenta nuestra autoestima y confianza, y nos ayuda a mantenernos resistentes durante los tiempos difíciles. También es infeccioso y generativo, creando un entorno floreciente y una comunidad a nuestro alrededor.

Mentalidad de abundancia

Por otro lado, cuando pensamos desde una perspectiva de falta, nuestra motivación principal es el miedo. Pensamos en lo negativo, estamos muy en sintonía con lo que no tenemos y con lo que no funcionará, así como con las deficiencias de nuestra situación. Pensamos en blanco y negro, y nos alejamos de los obstáculos y las limitaciones, retirándonos a una zona de confort conservadora y protectora, evitando riesgos y resistiendo el cambio. “Mejor lo viejo conocido . . . ” decimos. Sin embargo, a menudo no tenemos evidencia real de que sucedan cosas malas si nos arriesgamos.

Piensa en tu propia vida. ¿Alguna vez te has quedado con algo, un trabajo en el que no estabas contento, una relación disfuncional, una amistad que ya no tenías en cuenta, porque temías la incertidumbre y el cambio? ¿Te preocupa el fracaso si te embarcas en algo nuevo? A menudo, cuando hemos pasado por algo desagradable, podemos comenzar a adoptar esta mentalidad sin darnos cuenta. Una amiga mía que desea conocer a un compañero dejó de salir recientemente después de una serie de malas experiencias. Ella cree que todos los hombres son el problema. Cuando estás atrapado en una mentalidad de falta, fortaleces las vías negativas en tu cerebro. Como resultado, continúa respondiendo a la vida como si lo peor fuera a suceder.

Cómo nuestros temores conducen a una mentalidad de “falta”

El miedo es una emoción poderosa y una que ocupa una parte primordial en nuestro cerebro. En este estado, las partes de nuestras mentes que combinan emoción y recuerdos se vuelven hiperactivas con alertas rojas. Desentierra malos recuerdos y fallas pasadas como parte de un mecanismo de seguridad para protegernos del peligro. Esto crea un ciclo de retroalimentación, desencadenando una respuesta personalizada para ayudarnos a escapar del riesgo.

Curiosamente, las pérdidas tienen un efecto mucho más significativo en nuestros cerebros que las ganancias y recompensas. Como resultado, es más probable que hagamos todo lo posible para evitar una pérdida potencial que tratar de obtener recompensas. Las culturas de culpa en las empresas confían en este sesgo de comportamiento porque las personas tienen demasiado miedo de cuestionar la mala toma de decisiones y desafiar el status quo. ¿Recuerdas la última vez que pediste un aumento y sentiste que tu jefe te odiaba? ¿O ese tipo que te gustó que desapareció después de tres citas? Vuelve a salir, y existe un peligro genuino de que estas cosas puedan suceder nuevamente, dice nuestro cerebro, haciendo lo que cree que es mejor para nosotros.

Mentalidad de abundancia

Vivir con una mentalidad carente se interpone en el camino del cambio positivo, y nos mantiene estancados. Nos hace aferrarnos a lo que tenemos porque somos hiperconscientes de lo que no tenemos. Tememos perder algo y nos volvemos intensamente reacios al riesgo. Un cerebro que está demasiado en sintonía con la amenaza no puede facilitar un pensamiento flexible y abundante ni participar en una toma de decisiones acertada.

Nuestra mentalidad se adaptará según el contexto

Todos nos balanceamos de un lugar a otro en diferentes áreas de nuestras vidas, dependiendo de los factores estresantes que pueden desencadenar una visión particular de una situación. Por ejemplo, la mayoría tiene un apetito significativamente menor por el riesgo cuando están bajo estrés crónico. Si estamos trabajando en un proyecto grande y complejo con una fecha límite difícil, probablemente no aprovecharemos una gran oportunidad para comprar una casa nueva o creemos que este no es un buen momento para tomar en serio las citas. Esta es una respuesta natural y, hasta cierto punto, racional. Sin embargo, cuando considera que muchos de nosotros vivimos en un estado de estrés casi constante, es fácil ver cómo una mentalidad de falta puede asumir el control. Este tipo de pensamiento puede dejarnos atrapados en una rutina e incapaces de avanzar al siguiente nivel.

La falta de un buen mindset también puede arraigarse en un área particular de nuestra vida, independientemente de los factores estresantes inmediatos. Piense en su propia vida y pregúntese dónde practica más una mentalidad abundante o carente de ella: en las relaciones, el trabajo, las amistades o, en general, probar cosas nuevas. Piensa en cómo esto está afectando tu vida ahora y tus sueños futuros.

Cómo crear una mentalidad de abundancia

Entonces, ¿cómo podemos cambiar la forma en que pensamos para permitir una forma de vida abundante? La mentalidad de abundancia depende de la voluntad de cambiar nuestros patrones de pensamiento y hacer espacio para otros nuevos. También requiere que abandonemos las creencias y suposiciones pasadas, y la apertura para incorporar nuevas evidencias e ideas. Los neurocientíficos han tenido que hablar sobre esto: la investigación ha refutado muchas de las cosas que antes creíamos que eran ciertas. Recientemente hemos tenido que reevaluar conceptos como la naturaleza de las diferencias en los cerebros masculinos y femeninos, y las bases biológicas de la sexualidad, por nombrar algunos.

Por definición, la mentalidad de abundancia, significa sentirse cómodo con el fracaso y avanzar con un apetito por el nuevo aprendizaje y la mejora continua. Al igual que en la ciencia, progresar en la vida se vuelve mucho más fácil cuando estás dispuesto a abandonar las creencias pasadas y aceptar el cambio. Si quieres hacer una transformación significativa en tu vida, debes ser honesto sobre tu propio pensamiento. Pero lo más importante, también debe estar listo para cambiar de opinión.

Descargá GRATIS mi ebook: Cómo desarrollar una Mentalidad de Abundancia, llenando los datos de abajo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *