Todos quieren cosas…

Todos quieren cosas, pero pocas personas quieren hacer lo que se requiere para conseguirlas.

Hay tantos objetivos por ahí, tantas cosas y tanto potencial, que el campo de juego está abierto de par en par. Entonces, ¿por qué no escuchamos más historias de éxito? Es porque todos quieren cosas pero nadie quiere hacer lo que se requiere para obtenerlas. Te motiva un objetivo o una cosa y tratas de correr a pura fuerza de voluntad, pero eso no es suficiente. Esto es lo que realmente funciona:

Los tres tipos de personas

Hay tres tipos de personas en este mundo: los que hacen que las cosas sucedan, los que ven las cosas suceder y los que se preguntan qué pasó. Y odio decir esto, pero la mayoría de las personas caen en ese tercer grupo: sin curiosidad, sin enfoque, sin idea de lo que sucede a su alrededor.

La gente me pregunta cómo hago para leer 4 o 5 libros al mes. Piensan que es absolutamente imposible, pero no lo es. Todo lo que tienes que hacer cuando quieres algo es sacar el tiempo y concentrarte para sentarte y hacerlo. Esto se aplica a cualquier persona, sin importar quién sea o de dónde venga. Sus antecedentes no importan para nada.

Las personas están rotas y no queremos admitirlo

Estamos rotos. A la gente le gusta quejarse: “Oh, el gobierno hizo esto o no está haciendo esto y ahora todos estamos sufriendo”. ¿De verdad usted cree que cualquier persona en el poder se preocupa por sus problemas financieros o el efecto que los cambios tendrán en usted?

Claro, es muy fácil sentarnos en el sillón, ver a los expertos y discutir sobre nuestra suerte en la vida. Entonces, ¿cómo me levanté yo del sillón y me puse a hacer algo? La respuesta es simple:

Conciencia.

Incluso las personas que luchan contra la adicción: uno de los primeros pasos que toman en la terapia grupal es admitirlo. No queremos admitir que estamos rotos, defectuosos, inseguros, desmotivados. Entramos en un restaurante de comida rápida varias veces a la semana y luego nos preguntamos por qué estamos gordos.

Y esto no quiere decir que algunas personas tengan circunstancias externas que les afecten. Yo no nací rico. Pero ser consciente de eso y tomar medidas para cambiarlo es lo que separa a los quebrantados de aquellos que están tratando de reparar sus vidas y hacer algo de sí mismos.

Si usted puede ver su cuenta bancaria y decir “ok, estoy gastando más de lo que gano” y luego tomar medidas para abordar eso, ya está por delante de la mayoría de las otras personas que lamentan que el gobierno, su jefe , el clima y todo lo demás conspira contra ellos.

Admite dónde estás y toma medidas para arreglarlo

El hecho es que a nadie le importas más que a vos mism@. Claro, tus padres o tu cónyuge pueden amarte, pero cuando las cosas se ponen difíciles, los verdaderos colores de las personas comienzan a mostrarse. Si se lesiona o enferma y termina en el hospital, algunas personas vendrán a visitarlo, pero la mayoría no lo hará. Si no tiene suerte y necesita un préstamo, de repente sus amigos y familiares no pueden ayudarlo. Algunos podrían, pero la mayoría no.

Así que deja de quejarte. Deja de sentirte miserable por tu lugar en la vida, y tómate el tiempo que normalmente pasarías quejándote o distraído,y enfócate en un área de tu vida en la que deseas mejorar, y luego toma medidas para que esto suceda. Ser consciente del problema no lo va a resolver, pero es un buen primer paso. El siguiente paso es la acción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *